Cómo hacer una introducción – Pasos para su realización

Las introducciones son completamente fundamentales dentro de cualquier trabajo escrito, muchas personas las catalogan como uno de los puntos más importantes de los proyectos de investigación, porque es la introducción lo primero que leerá el lector. En esta pequeña guía te señalaremos algunos fundamentos con los cuales se te facilitará crear una introducción correctamente.

Quizás te interese leer: ¿Cómo hacer un tríptico?

Pasos para hacer una introducción

Decimos que una introducción  tiene como objetivo dar una idea precisa de cualquier trabajo de investigación , es completamente fundamental para poner al tanto del lector de la información que se desarrollará en las siguientes páginas. Es preciso ofrecer una introducción clara y ordenada con el propósito de expresar exactamente el cometido del trabajo.

Primera parte: Divide lo más importante

Lo más recomendable al momento de realizar un introducción es dividir la información que se suministrará en renglones de importancia, entendiendo esto es preciso que los primeros párrafos se relacionen específicamente a señalar los temas y características del trabajo, esta es la carta de presentación inicial.

Segunda parte: Señala los intereses en la introducción

Una vez se haya presentado precisamente al trabajo, se recomienda señalar los intereses y las razones por las cuales se desarrolló la temática de elección. A modo de guía trata de responder las siguientes interrogantes ¿Por qué se realizó este trabajo? ¿Cuál es el interés de los autores en relación a la temática? Pueden señalarse también aspectos como el interés académico o profesional.

Tercera parte: Señala la metodología

Después de haber presentado el trabajo y haber señalado las razones de la realización del mismo, prosigue señalar la metodología a través de la cual se obtuvo la información del trabajo escrito. Información como entrevistas realizadas, investigación a través de medios audiovisuales o libros, debe ser señalada de manera muy breve y concisa.

Cuarta parte: Da a conocer el propósito

El cuarto apartado de nuestra introducción se relaciona específicamente a los objetivos, fines por los cuales se realizó el trabajo y cuál es el propósito del mismo.

Los objetivos deben relacionarse específicamente a la voluntad del autor en relación a la obra escrita y a los lectores. Puede señalarse algún cambio externo (si por ejemplo el trabajo se trata de alguna problemática social) o interno (relacionado al lector y enfocándose en generar un cambio específico en él).

Última parte: Resume la introducción

El último apartado viene a ser uno de los más importantes, el objetivo en este espacio es hacer una especie de pequeño resumen de cada capítulo y sección presente en nuestro trabajo. Lo más recomendable es señalar en primera instancia los capítulos según su orden y comentar brevemente de que trata cada uno de ellos.

Fuentes de información

Comparte este artículo, si te fue útil su información

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *